jueves, 21 de mayo de 2009

Usos y abusos

Eso no es proteger, eso es poblar el mundo con niños no queridos. ¿Quién se va hacer cargo de ellos? ¿Alguna congregación, donde el pan y la violación llegan juntas? Lo siento, pero yo no querría nacer.



La Iglesia Católica, si se caracteriza por algo, es por el abuso de la palabra "perdón" combinada con una prepotencia preliminar. No es una cosa de hoy el pedir disculpas, ni mucho menos el equivocarse; pero el Bien y el Mal, cuando se detenta la voz y el establecimiento de ambos durante siglos, se convierten en difusas nubes que se entremezclan en la noche de los tiempos, como se suele decir.
Los altos cargos católicos son las caras más visibles del fundamentalismo religioso, y en virtud de este, han cometido tantos y tantos crímenes impelidos por su "misión divina" que si tuvieran que disculparse o redimirse por ellos, no habría tiempo: el fin del mundo no está tan lejos. En lugar de comenzar su redención, de desviarse hacia el sendero de "la virtud", se adentran más y más en la sinrazón. Con la nueva Ley del Aborto,los grupos "provida" y las sotanas desfilaron enérgicamente por las calles de Madrid y de algunas ciudades más para protestar, para defender la vida... De los curillas y los meapilas se entiende, pero ¿Y los "provida"? Tan ciegos están que no saben distinguir entre derecho (pues es lo que otorga la nueva ley) y obligación? En mi insana inocencia, quiero creer que se manifiestan porque no lo han entendido bien; pero solo soy inocente unos segundo. Están en contra de sus propios derechos. Bueno, de los suyos y de los ajenos.
Inexorablemente, me viene a las sienes un dolor extraño; creo que causado por la oposición de la Iglesia , otra vez, a los matrimonios homosexuales, pero en esta ocasión aliada con los "profamilia" y los peperos, siempre al acecho. ¿La Iglesia qué tiene que decir de esta Ley? Que es contraria a la tradición, es decir, a la costumbre de quemar personas que piensan diferente. ¿O es que es más ético la violación de niños, emparedar a recién nacidos fruto de los libinidosos (aunque humanos, nadie dice que no) impulsos de los mismo que visten sotanas y alzacuellos en las manifestaciones contra las leyes seculares? Los eclesiásticos, en otros tiempos, vieron bien las medidas nazis, y ahora se retractan. Aun así, los beaticos siguen yendo a misa. Probablemente, pedirán perdón por lo que están haciendo, pero¿el mundo sabrá aceptar el abuso de la palabra misericordia?
Usen la razón, señor Rouco Varela y Benedicto XVI, no es tan fácil como no pensar, pero al menos no hay que abusasr del perdón ajeno.

1 comentario:

MissCustom dijo...

Dios mio, parece mentira que lleve siglos sin verte, y aún asi, te halla reconocido...

Me has dejado sin palabras, muchas cosas me han dicho sobre mis diseños, pero desde luego nada tan profundo, tan poético...sin duda es tu campo, y lo dominas a la perfección. Como veo sigues escribiendo cosas preciosas, y eso que la poesía no es mi fuerte.

Siento no estar a la altura, mi comentario es un poco cutre, si me dieras un pincel me expresaría mejor :)

Espero que todo vaya bien por alli arriba. Cuidate, Jose! ;)